Marte se va a ver tan grande como la Luna, pero nadie se mosquea

En estos días de agosto, vía una cadena de mails con una presentación de Powerpoint adjunta, loscientíficosdicenqué Marte se va a ver tan grande como la Luna; ideal para aquellas personas con cámaras de fotos. Para dicho espectacular evento, que se viene repitiendo desde hace diez años, Marte ha tenido la audacia de teletransportarse a una distancia de 750.000 km, unas cien veces más cerca de que estaría en situaciones similares. Curiosamente, todas las fotos tomadas por millones de personas han desaparecido por un virus extraño preciso e indetectable –los conspiranoicos le echan la culpa a la NASA–.

Sin embargo, para mayor sorpresa, ni la Tierra ni la Luna se han visto afectadas por esta inusual actividad marciana. Las mareas no cambian, a pesar de que Marte produce una fuerza gravitatoria en la Tierra dos veces más grande que la de la Luna –y eso que la Luna es la principal responsable de las mareas–. Tampoco ha sido afectada la órbita de la Luna, que en las peores situaciones concluiría en un satélite menos y un gran impacto en la Tierra.

Es un desafío triple para la ciencia: descubrir quién es el nuevo Bruce Nolan, revelar por qué no hay consecuencias en la Tierra y explicar por qué, si miramos un rato al cielo de agosto, no vemos nada rojo y grande –del tamaño de la Luna– que nos llame la atención. Aparentemente, los científicos —maestros del universo—, van a tener que empezar sus teorías desde cero.

Bruce Nolan agarrando la Luna con una soga
Bruce Nolan agarrando la Luna

O, quizás, simplemente haya que dejar de seguir las cadenas de mails y abstenerse de apretar indiscriminadamente el botón de compartir en Facebook. No es que loscientificosdicenqué Marte se va a ver tan grande como la Luna: es que una presentación de Powerpoint dice que loscientificosdicenqué Marte se va a ver tan grande como la Luna.

 

Si te gustó a este artículo, y querés enterarte apenas salga uno nuevo, ¿por qué no seguís a Astronomy&Co en Facebook o Twitter?.

Y si te interesa leer algo más, podés probar con:
A mi Luna, una carta a la Luna;
OVNIs con forma de meteoros; o
El día del amigo que llega con el hombre a la Luna

Y una pregunta más: ¿sabés dónde está la Tierra?

Día del amigo que llega con el hombre a la Luna

El día del amigo en Argentina, como cualquier día del, es de esas celebraciones para recordar algo que aparentemente las personas nunca recuerdan: en este caso, los amigos.

Para algunos, el día del amigo es uno días de los más especiales del año, una justificación más para salir con la gente que quiere, un día en que la prioridad son los otros; para otros representa un día más. Algunos -no necesariamente distintos a los anteriores- se llenan de alegría por la razón por la cual el Doctor Enrique Ernesto Febbraro eligió el día: la llegada del hombre a la Luna; otros se llenan de enojo por la razón por la cual -dicen- se celebra: la llegada de los estadounidenses a la Luna. Los alegres se regocijan, mientras que los enojados van por un mix de viva la amistad, de putos yanquis putos y de celebremos el 19 de julio, en memoria de Fontanarrosa, porque somos re copados, re argentinos, y no nos van estos festejos estadounidenses.

Sin embargo, Febbraro, quién propuso el día y la razón, era argentino –todo un vendido–.

Primer paso de Neil Armstrong en la Luna
Primer paso de Neil Armstron — Fuente: NASA

Fueron ellos los que llegaron a la Luna, celebramos a los otros, a ellos, no a nosotros, a ellos que llegaron primero. El hecho de que los otros hagan algo y nosotros no, ofende, porque ellos solo hacen cosas malas, y nosotros tenemos ego. Ellos tienen cohetes grandes, nosotros ninguno. Y no son nuestros amigos –si no, tendríamos que celebrarlo, obvio–.

Para la ciencia, por el contrario, no es el logro de unos yanquis, es uno de la humanidad. Como en todos lados, por supuesto, hay  excepciones –personas que alardean del su logro–, y los honores, quizás, se los llevan unos pocos. No obstante, es un algo que pudo ser obtenido gracias a los conocimientos científicos y técnicos disponibles hace cincuenta años, que no fueron construidos solo por estadounidenses, sino por todos los humanos a lo largo de la historia.

Entonces, ¿qué mejor día para celebrar la amistad que uno en el que se logró algo gracias a la colaboración de todo el mundo? Es discutible si a este festejo argentino le vendría mejor tener una razón más argentina, pero cambiarlo por envidia y xenofobia parece un poco absurdo.

Y, de paso, ¿por qué es tan importante el día en que se celebra? ¿acaso el resto del año no vale para celebrar la amistad? ¿Realmente es necesario un día en particular para recordarnos que tenemos amigos? ¿Y el resto del año qué? ¿no existen los amigos ni la amistad?

 

Si te gustó este artículo, quizás te interese leer:
A mí luna — una carta a la Luna
El hombre sí llegó a la Luna y el hombre sí pisó la Luna

Otro artículo sobre la llegada del hombre a la Luna

Súper Luna

Hoy y mañana habrá una Súper Luna: una Luna que está más cerca que nunca a la Tierra, un diez doce o catorce por ciento más grande de lo habitual y un treinta más brillante; un fenómeno que ocurre cada dieciocho años y que absolutamente nadie se lo tiene que perder porque si no deberán esperar otros dieciocho años para verlo. Nadie se lo tiene que perder como nadie se tenía que perder la Súper Luna del 5 y 6 de mayo de 2012.

Una pregunta: ¿Cuánto mide una torta? ¿treinta centímetros? Si a alguien le dieran una torta de treinta y cuatro centímetros –casi un catorce por ciento más grande–, ¿diría que es una súper torta? Entonces, ¿qué tiene de súper esta Luna llena?

Luna llena sobre el Templo de Poseidón por Anthony Ayiomamitis
Luna llena sobre el Templo de Poseidón — Créditos y Copyright: Anthony Ayiomamitis (TWAN) — fuente: APOD

Quizás, un catorce por ciento podría ser una diferencia razonable: si uno está atento, podría reconocer que una de las tortas es más grande que la otra, incluso sin tener otra para comparar. El problema es que, en el caso de la Luna, la diferencia es entre una Luna llena en su punto más cercano a la Tierra –perigeo– y una en su punto más lejano –apogeo–. Además, la Luna no salta de su perigeo a su apogeo –orbita suavemente–, ni pasa la mayor parte de su tiempo en el lugar más lejano –como tampoco en el más cercano–. Por lo tanto, el incremento en tamaño y brillo, comparado con el mes pasado es mucho menor e imposible de detectar a simple vista: menos del uno por ciento en tamaño y un poco más de un uno por ciento en brillo.

Y esto del brillo es engañoso; o los ojos son engañosos: responden logarítmicamente: un treinta por ciento más de cantidad de luz significa que observan algo un diez o veinte más brillante. Comparando con el mes anterior afortunadamente no cambia tanto: se podría observar una Luna un uno por ciento más brillante.

La mejor parte del asunto es que el momento ideal para ver esta Híper Luna de 2013 –desde Argentina– fue hoy, 23 de junio de 2013, a la madrugada.

Una vez –o, cada tanto, dos veces– al mes, la Luna llega a su perigeo y, sin embargo, nadie habla sobre los Súper cuartos crecientes o menguantes; o de Súper Lunas Nuevas, donde está más grande que de costumbre, pero no se ve. Probablemente, mucha gente sentirá que hoy la Luna está enorme enceguecedora y enorme como nunca, porque en todos lados dicen que eso es un hecho, y hablarán del evento como una experiencia espiritual, dirán que se sienten pequeños y les pasarán todas esas cosas buenas que dicen que genera la astronomía. Pero, probablemente será también una consecuencia del simple hecho de que esas personas rara vez miran para arriba.

No es por despreciar esta Luna llena: la Luna es hermosa siempre. No necesita que le digan súper para hacerla más linda.

 

Si te gustó este artículo, quizás te interese leer:
A mí luna — una carta a la Luna
El hombre sí llegó a la Luna y el hombre sí pisó la Luna

Neil Armstrong (1930 — 2012)

NEIL ARMSTRONG: A giant among men – zenpencils.com

El 25 de agosto pasado murió Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la Luna.

No por nada fue el primero: se ganó su posición. Prueba de eso está en su impecable descenso con el Apollo 11, cuyas computadoras fallaron, tomando el control manual de la nave y evitando caer en el terreno escarpado al que se estaban dirigiendo. Además, fue reconocido por su enorme humildad.

Llegué un poco tarde con el post porque no encontraba nada que me gustara lo suficiente para compartir con el anuncio.
Espero que disfruten del excelente trabajo de zenpencils.com.