El eclipse solar híbrido de noviembre de 2013

Camino del eclipse de noviembre de 2013
Región donde podrá verse el eclipse solar híbrido de 2013. Fuente: NASA/GFCS/

El 3 de noviembre ocurrirá un eclipse solar híbrido que solo podrá disfrutarse debidamente desde África —y desde el medio del océano atlántico—. Sorprendentemente, este eclipse, que es más raro que otros por ser un total o anular dependiendo dependiendo de dónde se lo mire, no parece tener tanta propaganda pseudocientífica como otros.

 

¡Gracias por leer!

Si te gustó —o no— lo que acabás de leer, podés dejar un comentario, compartir el artículo, seguír a Astronomy&Co en Twitter o Facebook.

El eclipse solar total que es absoluto

Muchísimos medios difunden noticias relacionadas con la ciencia. Sin embargo muy pocos cuentan con gente especializada para revisar los artículos, lo que lleva a que, generalmente, se transmitan las novedades de manera mediocre mediante graves errores conceptuales y utilizando palabras extrañas. Tal es el caso del eclipse solar absoluto de hoy –13 de noviembre de 2012–.

Los afiches lo dan a conocer como el día que todas las cosas comienzan a cambiar; ¿nadie se pregunta qué es lo que lo hace tan especial? Con un promedio de dos por año y este siendo el segundo del año, no hay razones claras para que sea tan relevante. Si a eso sumamos que no es un eclipse particularmente largo y que va a ser visible principalmente en medio del Océano Pacífico, o sea que va a ser disfrutado por poca gente, vuelve un poco menos creíble la sentencia.

No es un eclipse parcial ni anular, es un eclipse total. Pero es un eclipse total que alguien intentó hacer más místico, por eso no es –difundido– como total: es absoluto.

Eclipse solar total en Queensland – Crédito: <a href="http://philhart.com/blogs/phil" title="Phil's Blog">Phil Hart</a>.
Eclipse solar total en Queensland – Crédito: Phil Hart.

El adjetivo absoluto es más encantador, tiene un montón de significados; es más New Age. Total, como adjetivo, es aburrido tiene un solo significado; es más preciso. Y a los astrónomos les gustan las palabras claras que llevan a afirmaciones más elegantes, que no dejan lugar a varias interpretaciones.

Por eso, quizás, en astronomía no se habla de eclipses solares absolutos, sino de eclipses solares totales.

Eclipse solar absoluto del 13 de noviembre

Propaganda New Age del eclipse solar absoluto del 13 de noviembre
El afiche que acompaña la noticia
Hace unos días empezó a circular, por Facebook, la noticia –reproducida en varios lugares, acompañada por un afiche estilo New Age– sobre un eclipse solar absoluto que ocurrirá el 13 de noviembre de 2012. Dice la noticia que el eclipse se verá parcialmente desde Argentina y Chile, y habla de angostas franjas –que luego no son tan angostas–, de un eclipse total en los alrededores de El Calafate, de mayores porcentajes de diámetro solar cubierto y de horizontes noroestes limpios para observar la puesta del Sol, que es cuando se vería el eclipse; todo decorado con términos mal usados. El artículo más viejo parece ser uno del 8 de octubre en gabehash.com, que casualmente fue reproducido en páginas muy New Age y tuvo un gran empujón por parte del sitio La Bioguía el 21 de octubre.

Decir que se apreciará el evento desde Argentina es algo delicado: a duras penas se verá algo desde la Patagonia –mejor entre más al suroeste–, durante los últimos minutos del día; si no se tiene ningún edificio o árbol que tape el ocaso, claro. En esta zona privilegiada, apenas se observará un eclipse parcial. Lamentablemente habrá que esperar hasta el 2017, para un eclipse anular, o al 2019 y 2020, para eclipses totales.

Como decía algún libro medio viejo de astronomía: los eclipses de Sol son eventos lo suficientemente raros como para fascinarnos cada vez que los presenciamos, pero lo suficientemente comunes para poder ver varios en nuestra vida. Por cuestiones geométricas de la cinemática de la Tierra y la Luna alrededor del Sol –es decir, por cómo se mueven la Luna y la Tierra alrededor del Sol– hay un promedio de dos eclipses solares y dos lunares por año. Sin embargo, se dice que los eclipses de Sol son más raros porque en los mejores casos se pueden ver como totales o anulares en una pequeña franja de unos ciento cincuenta kilómetros de ancho y como parciales en una franja de alrededor de cinco mil kilómetros de ancho; por el otro lado, los de Luna se pueden observar en medio planeta.

Los eclipses solares –y los lunares–, de raro, no tienen nada.
 

Mejor que tratar de ver un eclipse que no se va a ver, recomiendo esperar con pochoclos un fin del mundo que no va a ser fin del mundo.