Adonde cualquier cosa es única y no va a haber nada igual

La Luna eclipsó —ocultó— a Venus hace una semana. Fue un evento que no va a volver a repetirse en algún tiempo y, cuando se repita no será igual: ¿en qué fase estará la Luna? Un evento tan importante, tan grandioso, tan único, un evento tan tan del que, cinco días después, nadie habla más.

Venus a punto de ser ocultado por la Luna — Crédito: Sergio Montúfar
   Venus a punto de ser ocultado por la Luna
   Crédito: Sergio Montúfar

Es la costumbre con la astronomía y los eventos astronómicos: cualquier cosa es única y nunca va a haber nada igual. Sin embargo, lo que vemos a través de un caleidoscopio siempre es único; la patente de ese auto rojo de la cuadra también, y si no es de alguien que frecuente el lugar, quizás nunca lo veas de nuevo; como a esa persona que justo vimos la última vez que salimos de nuestra casa; o las nubes. Todos son sucesos únicos pero no, porque son cosas cotidianas alcanzables humanas humanos y lo otro astronómico astrológico cósmico místico divino.

Y luego que qué habrá pasado con las energías de Venus, que me sentí mal y desganado y hoy estaba eso y que ¿tendrá que ver? y que soy escorpio con ascendente en el farol del patio: las explicaciones. Queremos las explicaciones, pero no. Las de la ciencia no porque la son aburridas y cerradas. Mejor el misterio de lo inexplicable, que igual tratamos de explicar; fue un OVNI —eso es mas piola—.

O vamos a la poesía, que es bella, romántica, humilde —al contrario de lo pseudocientífico—, que busca enamorar, más que explicar; y parece que la Luna estaba siendo sostenida por Venus y trae nuevas preguntas para ser respondidas de la misma forma: ¿cómo mantiene el equilibrio entonces?, ¿cómo es que no se cae?

O podemos ir a buscar el romance en lo sencillo, enamorarnos de la simpleza de una Luna que pasa por adelante de un planeta, que solo lo podemos observar por una cuestión geométrica, que no está para nosotros, que solo está. Encima es lindo de ver. Y, luego, quizás podemos sumar todo eso de no tener otra oportunidad para verlo y engancharnos un poco más.

Pero la realidad parece mostrar que se trata de una pasión que dura menos de una semana.

 

Si te gustó a este artículo, podés seguír a Astronomy&Co en Twitter o Facebook.

Y, quizás, te interese leer:
¿dónde está la Tierra?;
loscientificosdicenqué; o
una —otra— cosa es el Sol.

4 comentarios sobre “Adonde cualquier cosa es única y no va a haber nada igual”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *